Coronavirus, asma y rinitis alérgica; diferencias ante la infección.

Precauciones en la infección por COVID-19.

¿Cómo podemos diferenciar la infección por COVID-19 de la rinitis y asma alérgico?

Los síntomas primordiales en la infección por COVID-19 son fiebre, tos y sensación de falta de aire (disnea). Estos síntomas no siempre van asociados y se presentan con diferente intensidad de un paciente a otro.

La tos es la manifestación más frecuente de la infección vírica y suele persistir durante todo el día. En los pacientes con asma alérgico en cambio, se observan exacerbaciones en momentos determinados del día, cuando salen al exterior si es por polen, o al levantarse y por la noche en caso de sensibilización por ácaros.

El segundo síntoma importante es la fiebre, que suele ser alta (38-39ºC), y puede asociarse con dolor muscular (mialgias) y óseo. La fiebre es un síntoma diferenciador de la alergia, ya que solo en casos muy extremos de afectación alergia intensa por pólenes los pacientes pueden presentar febrícula (37º C).

El tercer síntoma importante es la disnea o falta de aire, que se manifiesta de forma progresiva y constante y se puede asociar con una mala evolución de la enfermedad de manera rápida, cuando se asocia con opresión torácica, confusión y cianosis o labios azules.

Estos pacientes deben acudir rápidamente a urgencias hospitalarias. En cambio, el paciente asmático manifiesta disnea de forma intermitente, que se puede asociar con tos y sibilantes (pitidos) y se desencadena en ambientes perjudiciales para el paciente alérgico y en momentos concretos del día (de madrugada, con el esfuerzo…).

¿Qué síntomas pueden confundirnos entre pacientes alérgicos e infectados por COVID-19?

Los cuadros de rinoconjuntivitis alérgica son más fáciles de identificar. El paciente alérgico cuando se expone a alérgenos puede manifestar signos característicos típicos como estornudos en salvas, producción de mucosidad líquida, prurito ocular y nasal y lagrimeo.

En la infección por Coronavirus se observa más sequedad nasal, y congestión nasal que puede acompañarse de anosmia (pérdida de olfato) y sabor de presentación inmediata que dura 5-10 días. Cuando la rinitis alérgica se asocia con sinusitis, nos puede confundir con la infección por Coranovirus. En una sinusitis infecciosa el paciente puede tener fiebre y en ocasiones tos, por la presencia de mucosidad faringea. Se asocia con dolor en zona de senos paranasales, en la zona maxilar de la cara o en la frente y moco espeso nasal. En cambio, en la infección por COVID-19 no suele acompañarse de mucosidad nasal y la fiebre va asociada con tos seca.

¿Ser alérgico o asmático conlleva mayor riesgo de contraer la infección por Coranovirus?

En el momento actual no se ha observado que los pacientes con alergia correspondan al grupo de riesgo donde la infección por Coranovirus desarrolle un cuadro evolutivo peor.

Tampoco los pacientes asmáticos tienen una evolución peor con la infección por Coronavirus, a no ser que sean fumadores. Pero es importante que su función pulmonar se halle próxima a la normalidad. Es decir, deben realizar adecuadamente el tratamiento para controlar su asma y no presentar síntomas asmáticos. Es conocido que las infecciones respiratorias, y especialmente las infecciones víricas se asocian con incremento de los síntomas respiratorios en los pacientes asmáticos llevando a un mal control del asma.

¿Entonces, qué pacientes presentan mayor riesgo de complicación con la infección por COVID-19?

El grupo de pacientes con mayor riesgo de complicaciones se ha observado en los pacientes con mayor edad, a partir de los 60 años, con un aumento progresivo por cada década de edad. Y todavía más entre los fumadores y mayor edad. Otros factores asociados a mala evolución son la obesidad grave, hipertensión, diabetes, las enfermedades cardíacas, enfermedades pulmonares crónicas como la bronquitis crónica, los pacientes inmunodeprimidos, con cáncer en tratamiento activo y en las embarazadas, aunque no se haya observado trasmisión fetal.

Fuente: https://www.rtve.es/noticias/20200425/se-sabe-del-nuevo-coronavirus-china/1996067.shtml

Fuente: https://www.rtve.es/noticias/20200425/se-sabe-del-nuevo-coronavirus-china/1996067.shtml

¿Cómo se transmite el COVID-19?

Se ha observado tres vías de transmisión:

  1. Mediante la tos o los estornudos e incluso al hablar, expulsamos gotitas de Flügge (> 5 micras) que contienen el virus y pueden llegar a 1 metro de distancia y entrar por la nariz al respirar, la boca al hablar o la conjuntiva de los ojos.
  2. Al dar la mano nos puede transmitir el sujeto infectado el virus en gotitas al haberse tocado la nariz o tras estornudar y colocarse la mano en la cara.
  3. Al toser o estornudar pueden caer gotas en la superficie de mesas y otros lugares que en ambientes con temperatura baja de 10º y con humedad baja del 30% pueden persistir 3 días

Y también tenemos la transmisión aérea, en espacios pequeños o masificados (iglesias, conferencias, restaurantes, espectáculos) donde la gente grita, canta y expulsa gotículas (< 5 micras) donde el virus viaja en aerosol a más de 2 metros. También hay observaciones que el aire acondicionado reciclado puede trasmitir la infección. En cambio en lugares abiertos como parques o senderos, si existe una distancia, las gotículas se dispersan y no llegan a la vía respiratoria.

¿Qué medidas debemos tomar para reducir el contagio por COVID-19?

Como norma general, es conocido por todos, la indicación de lavarnos las manos con jabón o geles hidroalcoholicos con frecuencia, utilizar mascarilla cuando se está en un lugar cerrado y con proximidad a otras personas y guantes para evitar las superficies y manivelas con gotitas que contengan el virus. Mantener una distancia superior a un metro con otras personas.

Los pacientes alérgicos con síntomas oculares y nasales, se deben administrar tratamiento con antihistamínico a dosis necesarias (2-3 comprimidos al día) para evitar el rascado de la cara y contaminarse. Utilizar pañuelos desechables para limpiarse la nariz y ojos. Si persisten síntomas utilizar además antihistamínicos o corticoides nasales para reducir las secreciones nasales y realizar lavados oculares con suero fisiológico y antihistamínicos locales oculares. En los pacientes con asma seguir el plan de tratamiento marcado por su especialista para no presentar síntomas en reposo ni con el esfuerzo y llevar un buen control de su asma.

¿Qué debo hacer para acudir al especialista de alergia?

Debido a las normas actuales, se debe evitar las aglomeraciones y mantener la distancia de seguridad. Por tanto debe acudir con las medidas preventivas, guantes y mascarilla. No ir acompañado salvo en caso imprescindible, cuando acuda con niños o minusválidos. Ser puntuales para no coincidir con otros pacientes. En caso de precisar una renovación del tratamiento, valorar si se puede realizar mediante consulta telefónica, evitando acudir a consulta. Existen determinadas pruebas que son de mayor riesgo de contaminación, y deberá seguir las indicaciones de enfermería.

Dr. Ángel Ferrer Torres

Fuente imagen home: https://www.redaccionmedica.com/secciones/neumologia/el-covid-19-frente-a-la-gripe-y-otros-coronavirus-ojo-a-las-comorbilidades-8526

Imprimir Imprimir

 

© Sanialergia