Fiebre chikungunya – chinkunguña

La etimología de la palabra “chikungunya” proviene del vocablo africano “makonde o kimakonde”, lengua hablada por los makonde; un grupo étnico que habita en el sudeste de Tanzania y el norte de Mozambique. La palabra “chikungunya” significa “doblarse por el dolor”, haciendo referencia a la postura encorvada de los afectados debido a los dolores articulares.

La fiebre chikungunya es endémica de zonas tropicales. La primera constancia que se tiene de infección con este virus fue registrada en Tanzania en 1952. Desde entonces y gracias al comercio internacional y los movimientos migratorios se ha ido extendiendo a pasos agigantados.

A su llegada a Europa, causó los primeros afectados en Italia y Francia. Durante el verano de 2007 se detecto una cepa contagiosa de artritis epidémica chikungunya en Italia, cuyo vector de transmisión fueron las picaduras del mosquito tigre. Este primer caso fue la constatación inapelable de la globalización de enfermedades otrora confinadas a sus zonas de origen.

¿Cómo se transmite el chikungunya?

El virus de la fiebre chikungunya se contrae por la picadura de mosquitos del género Aedes previamente infectados al picar a otros humanos o animales enfermos.

El mosquito tigre (Aedes albopictus) y el mosquito de la fiebre amarilla (Aedes aegypti), son los principales vectores de transmisión del virus del chikungunya.

En sus zonas de origen, el mosquito tigre es, entre otros culícidos, principal vector de trasmisión de enfermedades como el dengue en América Central, del Sur y zona del Pacífico, la fiebre amarilla y, con menor frecuencia, puede contagiar el virus del Nilo Occidental, que produce encefalitis en humanos y caballos.

¿Qué síntomas indican la infección?

Un aumento súbito de fiebre junto a dolores articulares son los síntomas más característicos de la fiebre del chikungunya. Además se suelen observar frecuentemente otras manifestaciones como dolores musculares y de cabeza, náuseas, fatiga e irritaciones de la piel. Los fuertes dolores en articulaciones suelen ser incapacitantes pero normalmente remiten en pocos días.

Los sectores de la población más vulnerables ante el virus son los recién nacidos, la personas de edad avanzada, pacientes con presión sanguínea alta, afecciones coronarias, diabéticos e individuos con enfermedades autoinmunes.

La fase de viremia (cuando el virus se encuentra en la sangre) se establece entre los cinco o seis primeros días. Durante este periodo es primordial evitar que los afectados reciban nuevas picaduras para acotar la propagación de la enfermedad. No se tiene constancia de transmisión vía transfusiones de sangre o por dar el pecho a los bebes.

Los primeros signos del virus aparecen entre los cuatro a siete días posteriores a la picadura. La tasa de recuperación es alta en la mayoría de pacientes tras un par de semanas de convalecencia.  En los casos más graves, el contagio causa dolores articulares crónicos. Excepcionalmente, el virus chikungunya puede conllevar dolores gastrointestinales y complicaciones cardiovasculares.

Tratamiento.

¿Qué hacer si cree tener el virus chikungunya?

Acuda cuanto antes a su médico que emitirá diagnóstico firme. También debe protegerse ante posibles picaduras de mosquitos que podrían propagar la enfermedad.

Actualmente, no se dispone de tratamientos específicos o vacunas para tratar el virus chikungunya. Las recomendaciones generales son beber abundante líquido y la prescripción de analgésicos y medicinas contra la fiebre que proporcionarán el alivio de los síntomas. Lo más habitual es que los pacientes recuperados de la infección queden inmunizados ante este virus.


Más información sobre el mosquito tigre:

 

Imprimir Imprimir

 

© Sanialergia