Interpretación de las pruebas de tolerancia a la lactosa.

Dos métodos comunes comprenden:

-. La prueba de hidrógeno en el aliento es el método preferido. Este método mide la cantidad de hidrógeno en el aire que usted exhala. Cuando los azúcares no digeridos son transportados al intestino grueso, las bacterias presentes allí lo utilizarán como alimento y crearán hidrógeno como producto de desecho. El hidrógeno es absorbido por el caudal de sangre y expedido por la respiración. El hidrógeno detectado en la respiración indica que el azúcar ha entrado en el intestino grueso no habiendo sido bien absorbido en el intestino delgado. Se debe constatar un aumento del hidrógeno H2 en la respiración tras la ingesta de la lactosa superior a 20ppm para indicar una digestión deficiente. Esta prueba también se realiza valorando además la presencia de Metano C4 para evitar así posibles falsos negativos (especialmente en personas a les que su flora intestinal no produce hidrógeno cómo reacción), y en este caso el incremento detectado tras la ingesta de lactosa debe ser superior a 12ppm.

-. La prueba de sangre para intolerancia a la lactosa busca la presencia de glucosa en la sangre. El cuerpo produce glucosa cuando la lactosa se descompone.

Resultados normales:

La prueba del aliento se considera normal si el incremento en el hidrógeno es menor a 20 partes por millón (ppm) sobre el nivel en ayunas (antes del examen).

La prueba de sangre se considera normal si el nivel de glucosa se eleva más de 30 mg/dL (1.6 mmol/L) dentro de las 2 horas siguientes a la ingestión de la solución de lactosa. Un aumento de 20 a 30 mg/dL (1.1 a 1.6 mmol/L) no es concluyente.

Interpretación resultados

Significado de los resultados anormales:

El resultado de una prueba del aliento que muestre una elevación en el contenido de hidrógeno de 20 ppm sobre el nivel antes de la prueba se considera positivo. Esto significa que uno puede tener problemas para descomponer la lactosa. Aumentos por encima de 50 ppm se considera una deficiencia severa de lactosa.

Esta prueba de aliento también se realiza valorando además la presencia de Metano C4 para evitar así posibles falsos negativos (especialmente en personas a les que su flora intestinal no produce hidrógeno cómo reacción), y en este caso el incremento detectado tras la ingesta de lactosa debe ser superior a 12ppm.

La prueba de sangre se considera anormal si el nivel de glucosa se eleva menos de 20 mg/dL (1.1 mmol/L) dentro de las 2 horas siguientes a la ingestión de la solución de lactosa.

Ver normas para la realización del test del hidrógeno espirado.

 

Imprimir Imprimir

 

 

 

© Sanialergia

Pedir cita

A %d blogueros les gusta esto: