Alergia al huevo.

Alergia a las proteinas del huevo de gallina.

 

¿Qué es la alergia al huevo de gallina?

La alergia al huevo de gallina es una reacción causada por los anticuerpos IgE contra el huevo, ya sea por la administración por boca o por el contacto con la piel.

Estas reacciones se manifiestan como picor oral o faríngeo, y en la piel enrojecimiento, urticaria, o hinchazón de labios o párpados y puede añadirse vómitos y diarrea, y más raramente estornudos, mucosidad líquida o asma. En casos graves se puede asociar a compromiso respiratorio y cardiovascular que puede poner en peligro la vida del sujeto y hay que actuar inmediatamente procediendo como cuadro de anafilaxia.

En casos muy especiales se ha producido asma al respirar e inhalar proteínas de huevo que se encuentren en el ambiente. Estas reacciones se caracterizan porque son inmediatas al contacto con huevo, antes de la primera hora tras su exposición, y principalmente en los siguientes minutos.

Existen además, las reacciones tóxicas con la ingesta de huevo cuando está contaminado por bacterias y producen síntomas que suelen aparecer a las horas de haberlo ingerido, y se manifiestan como vómitos, diarrea y en ocasiones fiebre. Estas personas pueden tolerar posteriormente el huevo si está en buenas condiciones.

 

¿Cómo se produce la alergia al huevo?

En todas los cuadros de reacción alérgica, suele existir una exposición anterior al alérgeno, en este caso a la proteína del huevo, durante la cual, el contacto con la proteína en el paciente lo prepara para ser alérgico, lo sensibiliza, y en posteriores ingestas de huevo, es cuando se producen los síntomas.

Como el huevo es un alimento muy ubicuo y de bajo coste económico, nos lo encontramos en muchos productos, como pastelería, pasta, rebozados, etc. Y puede darse la circunstancia, que antes de tomar el niño por primera vez el huevo, ya esté sensibilizado porque ha tenido contacto con proteínas del huevo, por el paso de proteínas de huevo a través del útero durante el embarazo o después con la lactancia materna, o a través de besos de la familia tras comer tortilla, etc.

Tortiila y flores

También es importante tener en cuenta, que los niños que tiene alergia a la leche de vaca, suelen tener pruebas alérgicas positivas para huevo, y en estos casos debemos confirmar la tolerancia a huevo en consulta de alergia antes de introducirlo en la dieta del niño.

 

¿Qué hacer ante la sospecha de alergia al huevo?

Se debe acudir al alergólogo cuando, tras el contacto con huevo o algún alimento que contenga trazas de huevo, el paciente presenta síntomas cutáneos, orales, digestivos o respiratorios de forma inmediata.

El especialista, tras realizar una historia clínica donde se describen las circunstancias que han producido el cuadro sintomatológico, realizará pruebas alérgicas frente a las proteínas de la clara y yema de huevo y si considera oportuno se ampliará con un estudio en suero del paciente de los niveles de IgE frente a huevo para realizar un seguimiento evolutivo futuro de estos valores.

En los casos que se observe en pacientes con pruebas alérgicas positivas a huevo y no se haya observado reacción clínica con el contacto con huevo o nunca ha ingerido huevo, se procederá en un centro hospitalario con un alergólogo a la realización de una prueba de provocación con huevo para comprobar la tolerancia al mismo. Esta prueba también se realiza en los pacientes diagnosticados de alergia a huevo que tras un periodo de seguimiento se observa que la sensibilización a huevo se ha negativizado (en pruebas alérgicas cutáneas y en suero) y debemos comprobar la tolerancia oral a huevo.

La prueba de provocación o tolerancia consiste en la administración de dosis progresivas de huevo en intervalos de 30 minutos para observar si producen alguna reacción o es tolerado por el paciente. Tras finalizar la ingesta completa de un huevo se mantiene en observación durante una hora y si es tolerado podrá tomarlo habitualmente en su domicilio. Previamente se debe firmar un consentimiento informado para autorizar la realización de la provocación con huevo.

El tratamiento eficaz en los pacientes con alergia a huevo, es la eliminación absoluta de la dieta de huevo y sus proteínas, así como alimentos que contangan trazas de huevo y el contacto con utensilios que hayan estado en contacto con huevo. La evitación del contacto con proteínas de huevo en los primeros años de su diagnóstico, hace que se disminuya la producción de IgE frente a huevo y la mayoría de los pacientes puedan tolerar el huevo pasado un período de tiempo de pocos años.

Batiendo huevos

¿Cuándo es más frecuente la alergia al huevo?

Es la causa más frecuente de alergia alimentaria en los niños de más de 12 meses. Son muy pocos los casos que se inician después de los 2 años de edad.

Si los niños alérgicos al huevo realizan una dieta estricta sin huevo pueden alcanzar la tolerancia al huevo aproximadamente el 30% de los niños alérgicos a huevo a los 3 años y el 50% a los 5 años. A los 9 años toleran huevo el 70% de los niños alérgicos a huevo.

En los adultos es poco frecuente iniciar un cuadro de alergia al huevo. En los niños la causa más frecuente de alergia es la clara y en los adultos pueden sensibilizarse a la yema por reacción cruzada con otros alérgenos de las plumas de aves, como periquitos cuando el paciente está expuesto por proximidad a ellos, es el llamado síndrome de ave-huevo. Y en ocasiones también puede aparecer por inhalación masiva y en poco tiempo de proteínas de huevo, como en el síndrome del roscón de Reyes, cuando los pasteleros realizan en pocos días gran cantidad de roscones y sufren una exposición intensa a proteínas de huevo.

roscon-de-reyes (600 x 400)

 

¿Qué proteínas del huevo debo evitar?

Tanto la clara como la yema, pueden provocar alergia; pero la clara, por tener más cantidad de proteína, tiene mucha mayor responsabilidad en la alergia al huevo.

En la clara de huevo las proteínas más importantes son la ovoalbúmina y el ovomucoide, aunque hay otras también importantes como son la conalbúmina, la lisozima, la ovomucina.

La ovoalbúmina y el ovomucoide son parcialmente estables al calor, y son los alérgenos más importantes del huevo. Si la proteína ovomucoide es negativa en la prueba cutánea de alergia y no se detecta IgE específica en sangre contra esta proteína, es más probable que el paciente tolere el huevo cocido. Por lo tanto, esta prueba tiene un importante interés diagnóstico. Las proteínas conalbúmina y la lisozima son más débiles.

En la yema se encuentran las proteínas apolivetinas, y las livetinas, que desempeñan un papel importante en un tipo de alergia al huevo asociado a la alergia a plumas de aves-huevo.

Se deben, pues, evitar los alimentos que contengan las proteínas más alergénicas como ovoalbúmina, ovomucoide, lisozima, conalbúmina y levitinas según se indican en las normas de evitación para huevo.

Los pacientes alérgicos o sus familiares que le acompañan o en el colegio, deben llevar siempre encima una ampolla de adrenalina para administrar en caso de reacción anafiláctica por ingesta inadvertida.

Un aspecto también importante, es la localización del huevo o sus proteínas como alimento oculto en diversos alimentos, porque puede encontrarse como elemento secundarios en alimentos de repostería o salsas y el paciente no lo percibe.

Otro aspecto es la contaminación por huevo de utensilios de cocina y es lo que se especifica como trazas de huevo. Es decir, que en la elaboración de otro alimento, previamente con los mismos utensilios se han utilizado para elaborar productos que contienen huevo y pueden quedar proteínas de huevo, que al ingerirlas el paciente alérgico puede o no producir reacción alérgica en ese momento, pero puede mantener la alergia a huevo durante un periodo de tiempo mucho más prolongado.

Un tercio de los pacientes alérgicos a huevo, refieren haber sufrido en algún momento síntomas con huevo como alimento oculto, sin conocer que ese alimento contenía huevo.

tarta merengue

 

¿Las personas alérgicas al huevo de gallina pueden tomar huevos de otras aves?

Los pacientes alérgicos a huevo de gallina suelen presentar alérgenos comunes con los huevos de otras aves y por tanto presentan también reacción. Algunos pacientes han mostrado tolerancia a los huevos de codorniz, pero para ello habría que comprobar mediante una prueba de tolerancia a huevo de codorniz en consulta.

huevo codorniz

 

¿Las personas alérgicas al huevo pueden ser alérgicas a otros alimentos?

En algún momento de la vida de los pacientes, cerca de un 60% pueden presentar alergia a otros alimentos. Con anterioridad un porcentaje importante presentan alergia a la leche, que en la mayoría de los casos es una alergia transitoria y en un tiempo posterior, realizando una dieta estricta pueden alcanzar a tolerar. Posteriormente puede aparecer alergia a otros alimentos como frutas o frutos secos.

Aunque pueden aparecer sensibilizaciones a carne de pollo, salvo que presente síntomas no se deben evitar, dado que estas proteínas se desnaturalizan por el calor de la cocción y son toleradas.

La alergia al huevo puede predisponer a un posterior desarrollo de alergia respiratoria en los pacientes asociados a un historial familiar de alergia y con más potencia si se asocia alergia a huevo y dermatitis atópìca.

 

Ver normas de evitación del huevo.
Imprimir Imprimir

 

 

 

© Sanialergia

Pedir cita

A %d blogueros les gusta esto: