Rinitis

 

¿Qué es la rinitis alérgica?

La rinitis alérgica es una inflamación de la mucosa nasal y se manifiesta por síntomas como mucosidad nasal, estornudos, congestión nasal o picor nasal.

Estos síntomas se presentan generalmente durante dos o más días seguidos y persisten más de una hora.

En la infancia puede presentarse únicamente congestión nasal.

En la rinitis alérgica la reacción suele ser inmediata cuando se expone a un alérgeno que causa alergia al paciente.

 

¿Qué es la conjuntivitis alérgica?

La conjuntivitis alérgica se asociada habitualmente a la rinitis alérgica.

Los síntomas consisten en lagrimeo, picor y escozor ocular, enrojecimiento de la conjuntiva, y a veces se puede asociar con edema palpebral.

Es más frecuente cuando la causa alérgica es exterior como pólenes y mohos.

conjuntivitis

 

¿Qué diferencia la rinitis alérgica del catarro común?

En la rinitis alérgica la mucosidad nasal es transparente, sale de forma continuada, como un goteto, varia a lo largo del día y dura más tiempo. El catarro, que es una infección, se acompaña de fiebre o febrícula, los síntomas persisten durante todo el día, suele durar una semana y la mucosidad es más espesa y de color.

 

¿Cuáles son las causas más frecuentes de rinitis alérgica?

Los alérgenos más frecuentes que intervienen en la rinitis alérgica y el asma son los ácaros del polvo y animales domésticos (alérgenos de interior) y los pólenes y hongos (alérgenos de exterior) y los alérgenos laborales.

La rinitis laboral surge como respuesta a un alérgeno que se transporta por el aire y que está presente en el lugar de trabajo. Las causas más comunes son los animales de laboratorio, maderas, látex, enzimas, harinas, ácaros y sustancias químicas.

 

¿Qué otras causas de rinitis existen?

La causa de rinitis más habitual es la rinitis infecciosa, también conocida como rinosinusitis, es una inflamación que afecta a la mucosa nasal y a los senos paranasales. Esta rinitis puede ser vírica o bacteriana, y según la duración de los síntomas, aguda o crónica.

Otras causas de rinitis: relacionada con el trabajo, que puede deberse a una reacción alérgica o a un factor irritante; la rinitis inducida por fármacos, por efecto de los antiinflamatorios no esteroideos (AINE); rinitis hormonales; rinitis inducidas por alimentos; rinitis por cambios de temperatura bruscos, el humo del tabaco, la humedad o los olores fuertes, que conocemos como rinitis vasomotora.

La rinitis medicamentosa es la obstrucción nasal de rebote que presentan los pacientes que utilizan descongestionantes nasales de forma crónica. En estos casos es necesario retirar el medicamento responsable y aplicar otros fármacos para tratar su rinitis.

 

¿Cómo afecta la contaminación a la rinitis?

Los efectos agudos de la contaminación exterior son aumento de los síntomas de rinitis o de las consultas por rinitis alérgica los días de más polución. La contaminación de los vehículos a motor favorece el desarrollo de rintis polínica.

Igualmente, la contaminación es una causa importante de los síntomas nasales en las personas no alérgicas.

 

¿Los pólipos nasales tienen alguna relación con la rinoconjuntivitis alérgica?

La asociación de poliposis nasal y alergia es rara; entre un 0,5-1,5% de los pacientes con rinitis alérgica.

En los casos que existe poliposis y alergia, si que habría que tratar esta rinitis alérgica para evitar el mantenimiento de la inflamación y que favorece la poliposis.

 

¿Cómo se diagnostica la rinitis alérgica?

El diagnóstico de la rinitis alérgica se basa en la concordancia entre una historia clínica de los síntomas alérgicos y las pruebas diagnósticas mediante pruebas alérgicas cutáneas para inhalantes como ácaros, pólenes, hongos y animales. El hallazgo de pruebas positivas sin una clínica asociada no tiene ninguna utilidad, ya que muchas personas sin síntomas pueden presentar algún resultado positivo.

Cuando exista duda de si el resultado de la prueba cutánea es responsable de la rinitis alérgica se puede realizar una prueba de provocación nasal o conjuntival, que consisten en la aplicación del alérgeno sospechoso en la nariz o el ojo, con el objetivo de reproducir los síntomas referidos por el paciente.

 

¿Cuál es el tratamiento adecuado para la rinoconjuntivitis alérgica?

El tratamiento farmacológico de la rinoconjuntivitis alérgica se debe adaptar a los síntomas del paciente y a la gravedad de éstos.

Además de la medicación para controlar los síntomas, se dispone de las vacunas con alérgenos (inmunoterapia), que en la actualidad es el único tratamiento específico para tratar la causa responsable de la alergia y alterar la evolución natural de las enfermedades alérgicas.

 

¿Son de utilidad las medidas de control ambiental?

Aunque la opinión mayoritaria es que la evitación de los alérgenos debería producir una mejoría de los síntomas, si no se realizan una medidas exhaustivas a todos los niveles no se va a observar mejoría clínica solo con las medidas de evitación.

Las rinitis alérgicas por agentes laborales mejoran tras apartar al trabajador de la exposición directa. En ocasiones no es necesario apartar al trabajador del puesto de trabajo, ya que se puede hacer uso de medidas de protección como mascarillas o gafas protectoras.

 

¿Qué puede solucionar la cirugía en la rinitis?

La cirugía no puede contribuir al tratamiento de la enfermedad alérgica.

La indicación para la cirugía nasal debe estar basada en la falta de mejoría tras el tratamiento en:

  • Hipertrofia de los cornetes inferiores resistente a los fármacos.
  • Desviaciones del tabique nasal con afectación funcional.
  • Sinusitis crónica.
  • Poliposis nasal.

 

¿Cuál es el tratamiento de la rinitis en la paciente gestante?

Durante el embarazo, la rinitis puede empeorar en ocasiones, principalmente la obstrucción nasal, por lo que a veces es preciso realizar un tratamiento.

Los antihistamínicos llegan al feto, por lo que en las embarazadas deberían ser administrados exclusivamente en caso de máxima necesidad; loratadina y cetirizina están considerados de bajo riesgo. Estos antihistamínicos son excretados por la leche materna en un porcentaje muy bajo, por lo que es segura su administración durante la lactancia.

La administración de corticoides tópicos no se ha relacionado con malformaciones fetales, por lo que su uso en dosis habituales no estaría contraindicado en el embarazo. Tampoco se han detectado malformaciones con el uso de cromonas, por lo que tampoco existiría problema en su uso.

Los anticolinérgicos se desaconsejan durante el primer trimestre de gestación.

Con respecto a la administración de vacunas alergénicas, no existe contraindicación para continuar su uso durante el embarazo, pero se debe evitar el inicio durante ese período.


 Pinche en la imagen para descargar Global Atlas of Rhinitis.pdf (37 Mb.)

Global-Atlas-of-Allergic-Rhinitis

Descargar Global Atlas of Rhinitis.pdf (37 Mb.)

Ver alergia respiratoria.

 

Imprimir Imprimir

 

 

 

 

© Sanialergia

Pedir cita

A %d blogueros les gusta esto: